Mordiendo el polvo por primera vez

Tras hacerme los primeros análisis esta mañana, esta noche he procedido a cenar mi primera ración de Joylent.

La preparación es algo que no tiene mayor secreto. En cada bolsa de joylent hay la ración para un día entero. En la hoja que acompañaba al producto, en la que aparecían los componentes, también comenta que para una comida usar aproximadamente un tercio del producto. Pues a ojo se echa un tercio del Joylent en el envase que venía con el pedido (junto con una bola de alambre que facilita el mezclado), añadir dos partes de agua y agitar.
La preparación ha costado menos de un minuto, se ha desecho bastante bien. Eso sí, ha dejado un poco de poso cual Colacao.

He probado el de sabor a plátano y efectivamente, sabe a plátano artificial, como un yogur de plátano, pero sin ser tan dulce.
Puede que lo que menos me ha gustado sea la textura, aunque no había grumos, se la textura era algo terrosa y tras tragarlo notabas esa sensación pastosa en la garganta como cuando comes polvorones. Pero vamos, no es ningún impedimento para mi.
Y respecto a si sacia, la verdad es que me he quedado bien, incluso algo hinchado, pero claro, lo normal tras beberte medio litro de agua en un minuto.

Al final, preparación y consumo no debe de haber durado más de dos minutos. Aunque supongo que será mejor prepararlo e ir bebiendo poco a poco.

He de decir que había intentado hacer un video con una cámara que tenía por casa pero lamentablemente se ha quedado sin memoria al minuto, así que lamentándolo mucho, no verán mi cara al tomarlo.

Así pues, mi plan es ir tomando una comida al día de Joylent durante un par de semanas y volverme a hacer análisis. Supongo que como tarde, el tercer post lo publicaré una vez tenga los resultados de ambos y veremos mi evolución, aunque supongo que publicaré algo más (no mucho) antes que eso.

Por si tenéis curiosidad, os dejo la hoja que me adjuntaron con el pedido en la que se detallan los componentes del producto. Yo no soy nutricionista ni se lo que efectos puede tener el exceso de manganeso, pero bueno, para eso están los análisis.

Advertisements

Por qué decidí dejar de comer

Hola, supongo que si estáis leyendo esto es o bien, porque me conocéis, o bien porque conocéis el Soylent. De todas maneras, voy a hacer una breve introducción a ambos temas.
Antes que nada, decir que soy bastante mal narrador. Así que no me tengáis en cuenta la redacción y desestructuración del blog.
Sobre mí, me llamo Dani Segarra, tengo 32 años, peso unos 64kg y mido 1’77m aproximadamente, soy informático, me dedico a testear videojuegos y no me gusta comer. Maticemos, no es que la comida me sepa a ceniza, hay muchas cosas que me gustan, como por ejemplo el jamón. Y si me dijeran que siempre que entre en la cocina tendría un plato de jamón cortado encima de la mesa y que alimentándome sólo de jamón podría vivir sin problemas, no lo dudaba y me alimentaría sólo a base de jamón porque me gusta. Pero aunque me dijeran que puedo vivir sólo a base de jamón y que siempre que entre a la cocina habrá un jamón entero para cortar ya no me parecería tan buen trato, porque aunque me gusta el jamón, el tiempo que tardaría en cortar suficiente jamón para alimentarme no me compensa. Y estamos hablando de un jamón mágico que aparece siempre en la cocina. El caso real, es que para comer has de ir a hacer la compra, cocinar, comer y fregar la vajilla. Así que voy a matizar, comer no me gusta tanto para compensar el tiempo que requiere todo el proceso de comer. Basicamente, como para no morir. Así, que siempre he dicho “Si hubiera una pastilla que me la pudiera tomar y olvidarme de comer, la tomaría sin dudarlo”.
Al final, parece que no soy el único loco que piensa así.
Hará casi dos años, Rob Reihart, también informático al que “tampoco” le gustaba comer, decidió crear la pastilla para dejar de comer. Así que, tras estudiar que cantidad de productos químicos necesitaba el cuerpo humano para sobrevivir, se preparó un batido con estos productos químicos con los que obtenía todo lo que el cuerpo necesitaba durante un día, evitándose así tener que comer. Así nació el Soylent.

Rob, además de por ganar tiempo asegura que es mejor para el cuerpo, porque si comes lo que se ha comido toda la vida, comes lo que tu cuerpo necesita y más cosas que no necesita, con el Soylent, sólo tomas lo que el cuerpo necesita. Como dice él mismo: “El cuerpo humano no necesita plátanos, necesita potasio”.
Después de probar su producto durante un tiempo, e ir mejorándolo a base de ver como reaccionaba su cuerpo a esta dieta, Rob lanzó un crowdfunding para fabricar el producto en serie. La gente respondió muy bien, llegando a recaudar más de medio millón de dolares demostrando que eramos muchos locos a los que les interesaba el producto. Yo personalmente pague unos 250€ para un mes de Soylent.
Tras casi dos años, los mecenas que aportaron el dinero para que Rob pudiera sacar su producto al mercado empezaron a recibir sus productos. Todos los estadounidenses que pusieron dinero en la campaña ya tienen su Soylent, los canadienses han empezado a recibirlo, y los europeos… los europeos no 😦
Nos llego un correo diciéndonos que estaban encontrando problemas a la hora de enviar el producto a Europa y que, lamentándolo mucho, nos devolverían el dinero. Así que tras un par de semanas, nos devolvieron el dinero y aunque no tuviéramos el producto, yo al menos, estoy contento de que ese producto haya salido al mercado.
Pero, aquí no acaba la historia. Porque Rob ha detallado exactamente qué lleva el Soylent e incluso ha animado a la gente a que se preparen el suyo propio y que lo modifiquen según sus necesidades. Así pues, nada impedía que alguien se pusiera a fabricar su propio Soylent en Europa para distribuirla en este continente. Y es cuando apareció el Joylent.
Este producto europeo parte del Soylent aunque ha cambiado ligeramente la fórmula. Por ejemplo, ha añadido sabor artificial al producto pudiendo elegir entre fresa, plátano, vainilla y chocolate, aunque la base es la misma. Así que realicé un pequeño pedido que me acaba de llegar hoy mismo.

Aunque todos estéis deseosos de empezar a comer batidos de polvo para así tener tiempo para, por ejemplo, escribir un blog sobre comer batidos de polvo, con la salud no se juega y es mejor ser precavido.
Así pues, he decidido hacer un seguimiento de como evoluciona mi cuerpo con esta dieta.
La semana pasada fui al médico para comentarle lo de la dieta (no puso cara rara ni nada) y mañana mismo, tengo cita para hacerme unos análisis.
Tras esto, empezaré a cenar Joylent durante un par de semanas a ver como me sienta. Es bueno decir, que esto no es una dieta exclusiva, no es como las dietas de adelgazar que te prohíben cosas, esto es un sustitutivo de comer y nada te impide, cuando te apetezca, pasar del Soylent y comerte un chuletón rebozado en queso fundido.
Tras esta primera toma de contacto (con navidades de por medio) me volvería a hacer análisis pare ver si todo sigue en orden.
Tras esto, me gustaría pasar una semana entera a base de Joylent, y si tras volverme a hacer análisis todo esta correcto, supongo que me estabilizaré haciendo una comida al día normal y una comida Joylent.
Uno de los posibles riesgos a largo plazo, veo que puede ser el tema de dentadura, estomago e intestinos, así que tampoco quiero dejar de comer del todo.
Por ahora nada más, les informaré cuando tome mi primera no-comida.
For science!