Maná Maná

Como ya os comenté anteriormente, han aparecido varias empresas en Europa dedicadas a la comida en polvo. Hoy vengo a hablaros de Mana.
Mana es un producto que nos llega desde la República Checa y es el único que no tiene sabores añadidos, y he de decir, que comparándolo con el Joylent tiene peor sabor. No digo que esté malo. La verdad, que la primera vez que lo he probado pensaba que tenía sabores añadidos también, pero tras consultarlo en la web he visto que no, que el sabor a cereal que tiene viene de los productos con los que se ha elaborado.
La mayor peculiaridad de Mana es que te envían por un lado los polvos, y por otro el “aceite”. Esta separación es debida a que podemos adquirir dos versiones de Mana, el normal y el vegano. Para el Mana normal, el aceite se extrae de grasa de pescado, mientras que para el vegano se usan sólo productos vegetales; el resto de producto es común para ambos. Así pues, todos los pedidos se realizan con el mismo tipo de polvo al que le añaden un bote de aceite de un tipo u otro. Yo elegí el vegano. La verdad, al estar ambos al mismo precio, no creo que mucha gente elija el otro. Además, ser vegano te da poderes.
Por cierto, cuando vi esto pensé que sería para que el usuario se pusiera el aceite que le pareciera correcto según la grasa que quisiera adquirir, pero el aceite, aunque es el que lleva la mayor parte de la grasa también tiene, por ejemplo, el 100% de la Vitamina A del producto, así que, no recomiendo reducir su dosis.
ManaLa preparación del Mana es uno de sus puntos fuertes, no porque sea más fácil de preparar que el Joylent, sino porque es más fácil medir las cantidades. Como el Joylent, el Mana viene en raciones para un día, pensado en ser dividido en tres comidas. La peor parte del Joylent era saber exactamente cuando habías metido un tercio del producto y su preparación acaba siendo un prueba y error. En cambio, Mana viene con un par de cosas muy simples pero muy útiles. Primero de todo, en las instrucciones te pone “pon el mana en el recipiente hasta alcanzar los 270ml”. Ya hubiera sido un detalle que en el recipiente marcaran exactamente la linea de 270ml y no tener que hacer una aproximación basándonos en la linea del 200 y el 300. Por otro lado, también viene con un cacito (un poco caro) para pasar el Mana, de la bolsa al recipiente. Parece una tontería, pero es la primera vez que no acabo con la mesa manchada tras preparar una de estas comidas. Además, también nos indican que 4 cacitos llenos equivalen a la cantidad necesaria para una comida por si no disponemos de un recipiente con que medir el volumen. A la hora de añadir el aceite, que también viene en recipientes para un día, nos viene marcado con dos líneas indicando los tres tercios de producto para saber la cantidad exacta que debemos de echar.
En cuanto al producto ya hecho, no lo encuentro tan terroso como el Joylent. Mientras que el Joylent era básicamente polvo, este tiene textura como de cereales triturados. También ayuda que al tener un recipiente más grande se le puede echar más agua y no queda tan espeso. Eso sí, la separación de densidades se nota bastante más. Aquí podemos ver como las partes más densas se acumulan rápidamente en la parte baja del recipiente mientras que en el Joylent la mezcla era más homogénea. Esto hace que el último trago se haga más difícil de ingerir. Yo he tenido que echarle un poco más de agua. Por otro lado, con el Joylent era habitual que se quedaran restos pegados al fondo del recipiente, ahora, sin agitar demasiado, no se ha quedado nada pegado al fondo aunque esto también puede ser debido al fondo redondeado del recipiente.
Respecto a los nutrientes de Mana, podéis consultarlos aquí. Puede que en esta parte este lo peor de Mana, ya que contiene Gluten y no lo hace apto para el consumo de celíacos.

Advertisements