Queal

Hola, vuelvo a estar por aquí. Esta vez para hablaros de Queal.
Queal es otra marca más de productos tipo Soylent. Su producto está disponible en la variedad Standard, Lite (con un 15% menos de calorías) y Athletic (con más calorías y proteínas). Además, también viene en formato de barritas. Ya hay varias empresas que han empezado a comercializar sus productos en este formato. Las WundrBar son barritas de 100g, y cinco de estas aportan a nuestro organismo todo lo que necesita en un día.
El precio no varía mucho respecto a otros productos, es de 7€ la bolsa para un día. El preció de las barritas es algo más caro. Un pack de barritas para un día nos costará 12,5€.
Al hacer pedidos grandes, el precio se reduce, pero minimamente.
Respecto a los sabores, las bolsas tienen 7 sabores a elegir, más algunos sabores extra que aparecen temporalmente (en este momento en la web hay 9 sabores) y las barritas estan disponibles en dos sabores: Dark Chocolate Hazelnut y White Chocolate Vanilla.
Cuando compre Queal hace unos meses, todavía no habían sacado al mercado las barritas así que no las he podido probar, pero sí he podido probar los 7 sobres con sabores standard.
Queal tiene más variedad de sabores que la competencia, y realmente, esto me parece un acierto, porque la verdad, hay algunos que me han gustado, y mucho.
Paso aquí a enumerarlos en el orden que los probé.

  • Funky Forest Fruit: Este fue el primer sabor que probé, y la verdad, me asustó un poco. Para mi, el peor sabor del Joylent es el de fresa, y al compararlo con este, aquel sale ganando. Pensé que había comprado 7 sobres que me tendría que tomar a disgusto.
  • Awesome Apple Pie: Este me gusto más y lo encontré bueno, pero el sabor es demasiado intenso y estoy seguro que habrá gente que no le gustará en absoluto.
  • Smooth Vanilla: Comparando con el Joylent de vainilla este me pareció bastante más suave al gusto y me gusto más que aquel.
  • Cool Chocolate: Después del de fresa, el sabor que menos me gusta de Joylent era el de chocolate. Este me gusto más que aquel, pero de los peores de Queal.
  • Banana Mania: Este esta bueno, similar al Joylent de plátano, pero me gusto más la variedad de Joylent que esta.
  • Super Strawberry: Probé este con mucho miedo después de la decepción del Funky Forest Fruit y de los sobres de fresa en general y la verdad, este fue sin duda el gran descubrimiento de Queal. Hasta ahora es el producto con mejor sabor que he probado. Esta bueno, pero no sólo dentro de la comida de este tipo, sino bueno en general. Puede que a la gente le parezca que el sabor es un poco intenso también, pero yo creo que si a alguien se lo ofrecieran diciendo que es un refresco sin azúcar, no le parecería un sabor raro en absoluto.
  • Crazy Chocolate Peanut: Otra sorpresa inesperada. No me gusta tanto como el anterior, pero ha hecho que me reconcilie con el sabor de chocolate. Sabe muy parecido a chocolates instantáneos, pero sin ser tan dulce. E incluso se notan los matices a frutos secos.

Pues hasta aquí mis opiniones sobre Queal. Por ahora, para mi, la mejor opción de las que hay en lo que a sabor se refiere, aunque todavía me quedan muchas otras marcas por probar.

Productos caducados

Hola de nuevo, llevo un tiempo sin escribir porque estuve hospitalizado por comer estas porquerías… es broma. La verdad que en este tiempo no he comido mucho soylent, creo que cuando mi madre se enteró que comía esto decidió guardarme tantos tuppers que no tuviera la necesidad de probar el soylent jamás. Tampoco escribí más porque no tenía cosas relevantes que contar, y creo que comenté ya en el primer post, que prefiero tener pocos posts que realmente sean útiles a publicar de seguido con información de relleno aunque haga bajar las visitas. Pero bueno, a lo que iba. Hace poco he vuelto a quedarme sin nada en la nevera y volví a tomar soylent. El caso es que tenía dos bolsas de Joylent que compré el año pasado y ya había pasado la fecha de consumo preferente (todavía cerradas). La fecha de consumo preferente es de medio año a un año desde la fecha del producto según marcas. El caso, es que nunca le he tenido mucho miedo a los productos caducados. De hecho alguna vez mis amigos han venido a casa y me han obligado a tirar cosas de la nevera, en serio. Bueno, pues en teoría estos productos no deberían caducar, así que no tuve problemas en comerme lo que me quedaba en el armario. He de decir que físicamente no he notado nada, me sentí igual como cuando todo el producto acabado de recibir. Lo que sí que cambio es a la hora de beberlo, aunque el sabor no varió mucho, sí lo hizo la textura. Puede que fuera porque no se disolvía tan bien como antes, pero el producto resultante era mucho más áspero.  No diría que fuera más sólido o denso, pero sí costaba más de trabar y notabas una pequeña irritación de garganta al tragar. Así que mi consejo es que aunque no sea malo del todo, no dejéis mucho tiempo las bolsas en el armario. Y así es como han quedado frustrados mis planes de comprar 5000 bolsas de soylent y no volver a pasar por el supermercado en años. Bueno, pues esto es todo por hoy, espero que la próxima entrada no tardara tanto, que me acaba de llegar una caja de Queal con sus 7 sabores que espero terminarme pronto.

Viajando con Joylent

Hoy voy a escribir un post algo atípico pero creo que hay un par de cosas que os pueden resultar interesantes.

Hace poco hice un viaje al extranjero de varios días y puesto que comer y cenar de restaurante todos los días subía el precio decidí llevarme varias bolsas de Joylent conmigo.
Antes de ir tuve que decidir si me llevaba Joylent, Maná o ambos (son los que tengo ahora mismo en casa). Al final opté por Joylent debido a que se disuelve mejor. Cuando tomo Mana siempre acabo tirando el poso por el retrete, y  como era muy probable que comiera en medio de sitios públicos sin muchas garantía de poder encontrar algún sitio para deshacerme del poso, descarté Mana.
Así que tras cargar mi maleta con Joylent, mi primera preocupación fue que en aduana me pararan por llevar bolsas cargadas de polvo extraño. He de decir que facture la maleta con 6 bolsas de Joylent y no tuve ningún problema.

En cuanto al viaje, para mi fue un acierto llevar el Joylent. Salía del hotel por la mañana con una botella de agua y una bolsa de Joylent y cuando entraba el hambre, haciendo una parada de 4 minutos en cualquier plaza ya tenía la comida solucionada y podía seguir visitando las cosas que me interesaban.

Eso sí, uno de los primeros día decidí prepararme el batido en el hotel y llevarlo en la mochila hasta que quisiera tomármelo, pero no se si será debido a que pasé muchas horas bajo un sol intenso o simplemente que al pasar el tiempo el producto se estropea, pero cuando fui a tomármelo estaba agrio y tuve que tirarlo.

En resumen, si vamos a estar varios días fuera es bastante útil en cuanto a ahorro de tiempo y dinero y no hay problema en facturarlo.

Maná Maná

Como ya os comenté anteriormente, han aparecido varias empresas en Europa dedicadas a la comida en polvo. Hoy vengo a hablaros de Mana.
Mana es un producto que nos llega desde la República Checa y es el único que no tiene sabores añadidos, y he de decir, que comparándolo con el Joylent tiene peor sabor. No digo que esté malo. La verdad, que la primera vez que lo he probado pensaba que tenía sabores añadidos también, pero tras consultarlo en la web he visto que no, que el sabor a cereal que tiene viene de los productos con los que se ha elaborado.
La mayor peculiaridad de Mana es que te envían por un lado los polvos, y por otro el “aceite”. Esta separación es debida a que podemos adquirir dos versiones de Mana, el normal y el vegano. Para el Mana normal, el aceite se extrae de grasa de pescado, mientras que para el vegano se usan sólo productos vegetales; el resto de producto es común para ambos. Así pues, todos los pedidos se realizan con el mismo tipo de polvo al que le añaden un bote de aceite de un tipo u otro. Yo elegí el vegano. La verdad, al estar ambos al mismo precio, no creo que mucha gente elija el otro. Además, ser vegano te da poderes.
Por cierto, cuando vi esto pensé que sería para que el usuario se pusiera el aceite que le pareciera correcto según la grasa que quisiera adquirir, pero el aceite, aunque es el que lleva la mayor parte de la grasa también tiene, por ejemplo, el 100% de la Vitamina A del producto, así que, no recomiendo reducir su dosis.
ManaLa preparación del Mana es uno de sus puntos fuertes, no porque sea más fácil de preparar que el Joylent, sino porque es más fácil medir las cantidades. Como el Joylent, el Mana viene en raciones para un día, pensado en ser dividido en tres comidas. La peor parte del Joylent era saber exactamente cuando habías metido un tercio del producto y su preparación acaba siendo un prueba y error. En cambio, Mana viene con un par de cosas muy simples pero muy útiles. Primero de todo, en las instrucciones te pone “pon el mana en el recipiente hasta alcanzar los 270ml”. Ya hubiera sido un detalle que en el recipiente marcaran exactamente la linea de 270ml y no tener que hacer una aproximación basándonos en la linea del 200 y el 300. Por otro lado, también viene con un cacito (un poco caro) para pasar el Mana, de la bolsa al recipiente. Parece una tontería, pero es la primera vez que no acabo con la mesa manchada tras preparar una de estas comidas. Además, también nos indican que 4 cacitos llenos equivalen a la cantidad necesaria para una comida por si no disponemos de un recipiente con que medir el volumen. A la hora de añadir el aceite, que también viene en recipientes para un día, nos viene marcado con dos líneas indicando los tres tercios de producto para saber la cantidad exacta que debemos de echar.
En cuanto al producto ya hecho, no lo encuentro tan terroso como el Joylent. Mientras que el Joylent era básicamente polvo, este tiene textura como de cereales triturados. También ayuda que al tener un recipiente más grande se le puede echar más agua y no queda tan espeso. Eso sí, la separación de densidades se nota bastante más. Aquí podemos ver como las partes más densas se acumulan rápidamente en la parte baja del recipiente mientras que en el Joylent la mezcla era más homogénea. Esto hace que el último trago se haga más difícil de ingerir. Yo he tenido que echarle un poco más de agua. Por otro lado, con el Joylent era habitual que se quedaran restos pegados al fondo del recipiente, ahora, sin agitar demasiado, no se ha quedado nada pegado al fondo aunque esto también puede ser debido al fondo redondeado del recipiente.
Respecto a los nutrientes de Mana, podéis consultarlos aquí. Puede que en esta parte este lo peor de Mana, ya que contiene Gluten y no lo hace apto para el consumo de celíacos.

Una semana a base de polvos

Al fin he podido hacer el experimento de alimentarme durante una semana unicamente de Joylent. No he comido ni bebido nada a parte de Joylent y agua. Para ir variando, en lugar de tomar una bolsa de un único sabor por día he ido variando y en cada comida tomaba una ración de un sabor distinto.
Al principio empecé con tres comidas al día, pero al tercer día vi que me era mucho más fácil hacer 5 o 6 comidas con menos cantidad de polvos. Así que solía tomar, aproximadamente,  una ración al levantarme a las 8 de la mañana y después a las 10h, a las 14h, a las 17h y otra a las 20h. La mayoría de las veces, en lugar de bebérmelo de golpe, lo tenía al lado del ordenador mientras trabajaba e iba bebiendo poco a poco a medida que me entraba la sed.
He de decir que con esto de no tomar una única bolsa al día he ido poniendo a ojo las cantidades y al final he comido menos de 7 bolsas en 7 días. Habré comido 6 bolsas en 7 días, pero supongo que no hay problema porque soy una persona bastante delgada y suelo comer menos que un adulto estandar.
Ha todo esto, he de decir que no he pasado hambre, he estado saciado al tomar el Joylent y me he sentido durante toda la semana igual que como cuando comía comida tradicional. Me pesé antes de empezar la dieta y estaba en 65.8 Kg y me acabo de pesar ahora y estoy en 64.7 Kg. Puede que esta diferencia de peso venga dada por que no me he comido las 7 bolsas, aunque no recuerdo con la ropa que me pesé la otra vez y no lo hice a la misma hora que me he pesado hoy (soy un científico de pacotilla). La verdad es que mi peso fluctua bastante de los 62 a los 66 Kg, no le doy mayor importancia a esto.
No ha supuesto gran esfuerzo hacer esta dieta esta semana, lo peor era cuando comías con gente que estaban comiendo cosas que me apetecían. En otra situación hubiera sustituido alguna comida Joylent por una normal, pero quería estar la semana completa a base de polvos.
Y ahora, voy a hablar sobre eso que todos os estáis preguntando, caca y pedos. Esta semana mis flatulencia olían peor y para mi sorpresa, los excrementos no han cambiado mucho. Puede que hayan disminuido, pero no mucho, a lo sumo una quinta parte. El color es un poco más claro y la consistencia es igual que siempre. Sale más duro que cuando entra.
Fui al médico para ver si me hacía unos nuevos análisis para ver el estado de mi cuerpo tras esta semana pero me dijo que en una semana no se obtendrían resultados relevantes. Me dijo que volviera cuando llevara medio año tomando los polvos. He de decir que no era el mismo médico que la otra vez y esta, si que lo flipó un poco más que el doctor anterior.
Bueno, pues ahora voy a volver a la comida tradicional con el apoyo del Joylent cuando no me apetezca cocinar, que será algo bastante frecuente.
Y a parte de mi vida, he visto que en europa han aparecido (al menos) dos empresas más que se dedican a vender su “Soylent” en Europa. Mana(http://mana.menu) y Jake (http://jakeshake.eu). El primero parece un clon del Soylent tal cual. Jake también tiene sabor de vainilla añadido pero he visto que tienen tres tipos de producto “Light” con 1500 kcal cada 3 comidas, “Original” con 2000 kcal cada 3 comidas y “Sports” con 4000 kcal cada 4 comidas para que cada uno elija el que vaya mejor con sus necesidades.
Cuando me acabe el Joylent que tengo por casa probaré estos nuevos productos y os contaré sobre ellos.